El testamento.

Llevo días enfrascado en la escritura y revisión del guión de mi largometraje coral, «El testamento».
Aprovecho la canícula para darle vida al padre Aurelio, don Pío, Curro…
Y tengo un presentimiento…
Todo está saliendo muy bien, todo está fluyendo, me siento cómodo, ni siquiera tengo que esforzarme demasiado, me he limitado a crearles y ahora son ellos los que me dictan sus diálogos.

Gracias a Dios, este año he venido con mis padres de vacaciones a Benidorm y vistas las opciones de ocio del sitio (anoche acudí al bar que regenta María Jesús y su acordeón), me sobra tiempo para escribir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.